sábado, septiembre 02, 2006

CARACTERISTICAS DEL LIDER

Mucho se ha hablado de lo mismo, e incluso es ingenuo pensar que la gente no conoce las características que debería poseer un líder. Me sucede con frecuencia que en las charlas que dicto sobre liderazgo la gente tiene clara noción de lo que significa ser líder, tener liderazgo o reconocerlo. Podemos incluso hacer una larga lista de características académicas que diferencian a un líder de otras personas dentro de una dinámica en particular, y hago hincapié en eso, ya que el liderazgo, bajo una mirada situacional, no es más que el ejercicio de ciertas funciones específicas en un momento determinado.

Ese liderazgo situacional nos avala la frase que dice que todos podemos ser líderes, siempre que desarrollemos nuestro potencial en el momento adecuado. Basta que haya un accidente o un hecho fortuito para que descubramos fuerzas desconocidas en nosotros o hagamos salir el líder que existe dentro de nosotros.

Por otro lado, una cuestión siempre vigente es el hecho de preguntarse si el líder nace o se forma. Esta e una de las preguntas más repetidas y discutidas en la actualidad. Sin dar más rodeos enfatizo que los líderes nacen y se forman, o sea, que desarrollan los talentos en un contexto que les permite hacerlo. Si le negamos la posibilidad a un niño de desarrollar su faceta artística con algún instrumento, nunca llegaremos a saber si ese niño podría haber sido un genio musical. De la misma manera, el carácter de algunas personas inhibe el normal desarrollo de las características y/o habilidades relacionadas con el ejercicio del liderazgo en otras.

Cuando digo o hablo del ejercicio del liderazgo quiero decir que el ser líder no es más que desempeñar una serie de conductas o pautas de comportamiento en un contexto determinado. Esta simplista definición me permite asegurarle a cualquier persona que a través de un proceso de aprendizaje guiado por un especialista podríamos desarrollar, aprender y prácticas un modelo de comportamiento que hará que otros nos vean como líderes. Si a esto le sumamos confianza, coraje y coherencia con nuestros valores tendremos un líder verdadero.

Pero ¿cuales son las características de un líder? En mis reiteradas reflexiones y charlas he podido apreciar que el liderazgo se desenvuelve en cinco ámbitos: Fortaleza técnica, habilidades interpersonales, Toma de decisiones, Visión estratégica y Valores “eco-sintónicos”.

Fortaleza técnica: este ámbito supone el sustento, la plataforma (de causa) o la base sobre la que se funda la confianza y credibilidad de los líderes en las organizaciones, especialmente en los puestos gerenciales que requieren de personas altamente capacitadas para las tareas encomendadas. Y no quiero restringir al aspecto técnico propio del negocio, sino también incluir aquellas competencias relacionadas con la gestión y administración. En resumen, un sujeto que sepa hacer.

Habilidades interpersonales: son los patrones conductuales socialmente aceptados que nos permiten relacionarnos con otros de manera más viable, correcta y coherente. Los líderes, o quienes buscan ser reconocidos como tales debieran tender a observar el entorno, descifrar las conductas de otros y adaptarse a las diversas dinámicas sociales. Además debieran ser excelentes oradores o comunicadores, seduciendo no sólo con su hacer, sino también con su parecer y actuar. Recordemos que las impresiones pasan siempre, y en un gran porcentaje, por la vista.

Toma de decisiones: Algunas vez dije que este ámbito por si solo determina en gran medida el valor de un líder. Tomar decisiones implica asumir un camino entre varios, el que nos puede ser más fácil o más complejo. La opción correcta esta asociada a ganancias de diversa índole. Grandes líderes han determinado para bien o para mal el curso de un pueblo o nación, sólo porque han tomado las decisiones bajo un contexto singular.

Visión estratégica: me gusta una frase que dice: “si piensas en 10, obtendrás 2; si piensas en 1000, obtendrás 20, que es más que 2” simplemente porque ejemplifica que el alcance o impacto de nuestro comportamiento está directamente relacionado con las metas que nos propongamos y el esfuerzo que pongamos en ello. Si a este ámbito le sumamos un poco de “Fortaleza técnica” y “Toma de decisiones” tendremos un proyecto correctamente gestionado, con los indicadores apropiados para evaluar y sustentar su avance.

Valores eco-sintónicos: Antes había que considerar para liderar una organización seguir las acciones que aseguren el crecimiento de la empresa. Luego, lo más importante era asegurar la rentabilidad del negocio pero considerando calidad en procesos y productos. Hoy se habla de la “Responsabilidad Social” y del “Respeto al Medio Ambiente” como factores inherentes a la gestión de un líder (pensando siempre en la mirada organizacional del asunto). Desarrollar y vivir con valores que integren estos y otros conceptos igualmente importantes me hacen pensar en el concepto de “eco-sintonía”.

Mi intención con esta nota es complementar el gran mar de teorías asociadas al liderazgo con una mirada diferente.

No hay comentarios.: